domingo, 24 de abril de 2016

Sobreviviendo a la Alta Demanda

Fin de semana intenso.

MUY intenso.

Es que nunca se cansan? De verdad, soy yo (y por extensión también el padre de la criatura) que somos unos flojos?


Ayer sábado, día del libro, se despertó a las (casi) 8 horas de sueño nocturno. Aún no había ni salido el sol. Después de teta-teta-teta-teta-teta, pasadas 1 hora en la cama, conseguimos que durmiera (-mos) una hora y algo más. 

La mañana en casa fue un desastre. A cada momento la oías gritar porque notaba la nariz húmeda de un inicio de resfriado. Da igual que le expliques que hay pañuelos, lo primero es gritar y llorar. Y pedir. Y pedir. Y pedir. 
Lo siento, acabo con los nervios crispados. 
Todo el día despierta. Pidiendo. Gritando. Reclamando atención. 

14 horas seguidas con ella. No calla. Rabieta, rabieta, rabieta. 
Estoy a la que salto.
No me gusta mi yo. 

Y hoy domingo no ha ido a mejor. 9 horas de sueño en todo el día (vamos, que solo ha dormido por la noche). 

Ni poniéndole dibujos consigues evadirte de ella. Y pide, y pide, y pide. Exige. Y llora, se queja, y vuelve a pedir. Ya sea teta, un plátano, un libro (y hasta 10 seguidos), teta, y ...

No es que se distraiga sola 5 minutos, es que no se distrae sola. Es que tienes que estar por ella todo el rato. Es que demanda todo el rato. 

Es intensa. No hay otra. 

Por suerte, ya duerme seguido por la noche. Algo es algo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.