martes, 3 de mayo de 2016

A2LESCENCIA


Dícese de ésa etapa, alrededor de los 2 años, donde la criatura, pasa a ser un ser dócil a puro temperamento.
(Excepto si ya era de armas tomar y entonces, directamente, "lo flipas").


Pues si, ése angelito, que nunca ha roto un plato (y seguramente aún tampoco lo habrá roto), se convierte en Mr, Hyde. Aparecen las RABIETAS, sí, así, en mayúsculas. Superlativas. 

Cualquier pequeño hecho puede iniciar la catástrofe: que le hayas dado agua en el vaso azul cuando quería el vaso amarillo; que le partas un plátano, que quieras cambiarle el pañal lleno de mierda hasta arriba...

Es un momento que reafirman la personalidad, de demostrarse que son personas diferentes a los padres. 
Sí, sería mucho más fácil si simplemente "lo pidieran", lamentablemente, están creciendo y aún no tienen la capacidad para pedirlo, así que, "te chinchas". Te ha "tocao". Y punto.

Y qué se puede hacer? Lo más fácil es contar con ellos: Quieres agua? En qué vaso? (No veas lo que ahorra éso). 
Y cuando ya se ha vuelto de color verde a lo Hulk? Pues estar ahí. Acompañando. Y cuesta. Muchísimo. Vamos, que casi se me hincha la vena, y es que yo también tengo mis rabietas. Si a mi me cuesta mantenerme con la cabeza fria, qué no le va a costar a "personita" que tiene menos experiencia?

Dicen que es una etapa sana, que deberían pasar todos los niños, y que se pede aprender mucho de ésta etapa.

Si ya me parece bien, pero cuando sucede en el súper, no le veo el aprendizaje en ningún lado, la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.