martes, 31 de julio de 2012

Mi primera visita a Fertilidad

Acabo de tener mi primera visita a fertilidad.

La historia se remonta a hace poco menos de 1 mes.

domingo, 22 de julio de 2012

HOUSTON,TENEMOS UN PROBLEMA

Concretamete tenemos 2.

Después del periplo de pruebas de fertilidad, llegamos al momento de recoger los resultados.

Aunque yo sabía que algo no iba bien, siempre albergas la esperanza que todo salga bien, positivismo por encima de todo. Pero no. Te confirman lo que poco a poco te ibas haciendo a la idea. Existen problemas de fertilidad. En mi caso concreto somos los dos que tenemos dificultades en la concepción.

Ni lo suyo ni lo mio es grave, pero se juntan el hambre con las ganas de comer.

Por su parte, pocos bichos que para acabarlo de rematar, la gran mayoría nada erráticamente y otros muchos permanecen impasibles supongo que admirando mi paisaje interior.

Mi problema... Mi cuerpo no se prepara de manera adecuada para recibir un "mini-nos", no produzco la suficiente hormona que lo hace posible.

Que me puedo preñar? Si, pero tardaría más que lo que se considera normal (de 6 meses al año) y aún en el supuesto, pues no se asegura que llegue a implantarse, es decir, a agarrarse fuerte para no caer.

Y aunque el día que recogía las pruebas iba mentalizada para lo que fuera, supone un mazazo cuando te dicen que eres candidata a una inseminación artificial. Que lo tuyo no es cuestión de tiempo, ni de relajarte que ya llegará como te aconsejan personas bienintencionadas... que preñarme no es por tiempo, si no cuestión de ciencia.

Y me cuesta aceptarlo. Para qué negarlo. Cuesta aceptar que existen problemas, y te embarga cierta parte de culpabilidad... Si no hubiera pospuesto durante todos estos años el hecho de ampliar família, si... Que lo se, que nadie tiene la culpa, aún así...

Duele pensar que el camino, cerca de un año desde que empezamos a recorrerlo justo está empezando. Que este año ha sido el entreno, para unas pruebas más difíciles.

Espero con ilusión y miedo la visita a fertilidad. En parte aliviada sabiendo que hay solución y que mes tras mes, sangre tras sangre, la urgencia al ansiado positivo te relaja; sabes que no lo vas a lograr por medio natural. O si? Tal vez, de tan tranquila que me he quedado logro la ansiada relajación para conseguirlo. No. Pero hoy está más cerca que hace 11 meses, 12 ciclos, 1 pérdida.


lunes, 16 de julio de 2012

...Y desperté




A veces hablo mucho. Incluso demasiado. Pero me cuesta horrores expresar sentimientos. Me arrepiento a veces de no expresar con claridad lo que siento por miedo a "molestar".

Me debía este post. Llevo tiempo queriendo expresarlo, y me cuesta lo indecible sentarme delante del portatil a explicarlo. Será que soy una exagerada.

En mi particular búsqueda sé lo que es alcanzar el sueño. Lamentablemente también sé lo que es despertar.

En enero lo conseguí: apareció una tímida segunda raya. Como era muy clara, lo repetí al día siguiente. Como necesitaba que me lo confirmaran, me compré un Clearblue. Me compré 2. Y otra mañana más tarde a repetirlo.Y si: Embarazada 1-2.

Recuerdo la emoción recorrer mi espina dorsal, y el tembleque sujetando el test. Creo que lloré riendo.

Me observaba buscando signos, síntomas, algo.Un cambio sutil en mi cuerpo. Encontré una gran sonrisa. Solo la emoción de saber que había una segunda vida dentro de mi.

Yo, que no tengo instinto maternal, o no como se supone que es, me sentía emocionada. Lo imaginaba niño,  no sé porque.

Pedí hora a mi médico para ir a la matrona. Habían pasado ya 9 días desde el test. Me felicitó y eso que le comenté, sin darle importancia que había manchado algo el día anterior. Me dijo que me fuera de urgencias, que no debía ser nada pero que mejor lo miraran.

Llegué muy tranquila a urgencias. Nada podía ir mal.

Me preguntaron, me miraron. Todo parecía bastante correcto. Me quisieron repetir un test de orina. No embarazada. Lo llevaron a analizar en el laboratorio, mientras esperaba que fuera un error. Me volvieron a llamar. Me lo dijeron  de nuevo y quedé sorprendida. Les dije que yo me había hecho varios y que me daban todos positivos. Imposible, no estás embarazada. Así, tal cual

Con los ojos anegados en lágrimas me volví a casa. Volví a repetirme un test de farmacia. Positivo de nuevo. Qué leches está pasando?

Me pedí hora de pago, en 2 días me dirían alguna cosa. Esperaba que todo fuera un error.

Dormí, me desperté, y pasé el día siguiente contando las horas para volver a tener visita. No recuerdo nada de ése día, me sentía un autómata.

La siguiente noche me desperté de dolor. La regla había hecho acto de presencia, después de casi 2 semanas de ausencia. No pude dormir, el dolor, físico y mental era demasiado abrumador. Fui al trabajo, contando las horas para ver al médico y confirmar lo innegable.

Tres días después se confirmaba mediante análisis de sangre: fuera lo que fuese lo que había pasado, ya había acabado. La hormona de embarazo en sangre no salió negativa, aunque tampoco salió positiva. Estaba en el limbo, el quiero pero no pudo ser.

Me di un mes y un día para sentir la pérdida, aunque aún, cuando veo que la cosa se me complica, pienso en él. Diría que ha llovido mucho desde entonces pero no es cierto. Fue hace meses y fue hoy, el recuerdo se desvanece, ya casi no duele pensar, pero a veces, piensas en como estarías tu ahora. Y ése pensamiento sí que me duele.

Al principio sientes que volver a ello es posible, pero en mi caso concreto ya nos han dicho que no es fácil. Que nos va a costar. Y en parte sientes que ya lo sabías.

Desperté rápido y me di de bruces con la realidad. Mes tras mes, el sueño se desvanece. Casi no me da tiempo soñar.

sábado, 14 de julio de 2012

FREGANDO EL SUELO


Cuando es tu primer mes de búsqueda, la emoción te embarga el cuerpo. Sabes que puedes quedarte embarazada. Disfrutas y ries, sientes que estás haciendo algo que producirá un cambio, en tu cuerpo, en tu mente, en tu vida.

Felicidades si has sido una de las que al primer, segundo, tercer... mes se han quedado embarazadas. Pero las que acumulan mes tras mes, ciclo tras ciclo, desilusión tras desilusión...aparece el temido "fregando el suelo".

Lei en un foro la desesperación de chicas, que acumulan ciclos de desilusión, negativos y psicosímptomas para parar un tren que comentaban, como el sexo a la búsqueda del bebé ha dejado de ser divertido.

El buscarlo tímida y picarona con lenceria sexy se ha convertido en un "hoy toca caiga quien caiga". Y caiga quien caiga tengas dolor de cabeza, se haya roto la pierna o tengas una bronquitis de caballo. Una de las chicas lo compraraba con fregar el suelo, no apasiona, no te gusta, pero debes hacerlo.

Debes hacerlo? Pues pensándolo friamente si. 

Si no te has quedado follando con alegria y divertimento, en los días claves, cambiaría el hecho no hacerlo los días claves? Lo que está claro es que si no atinas en la ovulación no te quedas preñada. Que lo que él eyacula son espermatozoides, no madelmans! Así que, llega un momento que te da igual, lo haces incluso a desgana.

Me molesta horrores que quien no sabe lo que son meses de desesperación digan que no debes pensar tanto, que disfrutes. Pero como voy a disfrutar? Estoy cansada! Cansada porque el sexo perdió parte del encanto inicial, seguramente lo único que esté fabricando después de follar sea un sueño que se convertirá en sangre. Cansada porque he probado métodos diferentes, y ninguno funciona. Incliuso hay médicos que cuando empiezan a entrever los problemas de fertilidad te mandan "relaciones programadas". Como quiere alguien que surja la diversión en un acto de amor programado?

Es cierto que se debe acabar el tema de pensar. Seguiremos probando los días que me salga la dichosa raya del TO más fuerte, y disfrutando fuera de ése momento.

De una manera u otra acabaremos luciendo barriga, ya sea con sexo divertido, sexo de fregar el suelo, o ayuda externa. Sólo que cuesta aceptar que a algunas nos costará más que a otras.

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.