jueves, 29 de diciembre de 2016

Navidades de Alta Demanda

No puedo más.

Lo digo en serio. En estos momentos preferiría estar trabajando todas las navidades y no de vacaciones. Es menos cansado aguantar a 25 adolescentes que a una "threenager" de Alta Demanda.

Me agota, me estresa... Todo lo que parecía que habíamos mejorado, pues para atrás. 


Como explicarlo? Ni siquiera soy capaz, no se trasladar en palabras lo que implica ser su madre.

Da la sensación que boicotea todos los planes habidos y por haber para tener un poco de diversión en familia: dar un paseo, que el padre le haga unas fotos de recuerdo, ir al parque... Todo acaba ella llorando, el padre y yo enfadados. Bonita estampa familiar.

Todo le parece mal. Se queja desde el primer momento. Y se vuelve a quejar. Y luego, otra vez. Tal vez luego te pedirá que hagas algo por ella. E intentarás pactar. Y te dirá que si. Para luego, cambiar de opinión. 

En casa imposible estar con ella, cambiando de actividad cada 2 minutos, no hay manera de hacer nada. Fuera, negándose a caminar, malas caras y mostrándote, a la mínima, que ella ahí no quiere estar y que no quiere estar. 

Es muy frustrante. Nunca me había sentido así. Ésta maternidad se aleja tanto del "ideal" que hasta parece una broma. 

Intentas que sea feliz, y parece que nunca vas a lograrlo. Porque lo boicoteará. 

Que ganas que acaben las Navidades! Necesito ir a trabajar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.