viernes, 9 de septiembre de 2016

7-Desmontándome a mi misma

Una cría de no se cuantos años, tal vez 5 ó 6, no se.
La están peinando. Dos bonitas trenzas, una ralla perfecta en medio; el pelo largo, siendo peinado.
Sólo que la niña no quiere trenzas.


Se queja, se revuelve. 
No es escuchada.
Estalla en llanto, grita, se estira del pelo.
Tiene una rabieta.
La cara desencajada, lágrimas en los ojos y de repente...
En calma la cogen y la llevan al baño. No hay reproches de ningún tipo. Es que no le están hablando. 
Ella siente que es lo que va a pasar. Y siente multitud de sentimientos. No quiere. No quiere.
Grita incoherencias en silencio. 
Se mira los calcetines. Son los típicos de niña, blancos, calados de hilo.
Quiere que se los quiten. Y grita "calcetines no!!"
Pero no es escuchada.
El agua la abruma, la humilla y se calma. 
Respira entrecortadamente mientras le preguntan, con calma infinita si se tranquiliza.
Si si! 
Y la secan. Los calcetines estan mojados.
...

Han pasado más de 30 años. Es una de aquellas imágenes que me persiguen más desde que soy madre.
Porque no la entiendo. 
Me he sentido querida, he tenido una infancia feliz, y no entiendo, ahora que soy madre, como pudieron desoir su instinto. Porque seguro debieron sentir que algo se rompía.
Veo a personita y se, siento en lo más profundo, que eso, yo no lo haré.
No lo haré. No.
Porque esa niña, la siento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.