viernes, 20 de marzo de 2015

1 año de BLW

Justo hoy se cumple un año de Baby Led Weaning con personita.

Pero, que es el BLW? Mucha gente, para simplificar dice que es dar alimentos a trozos, pero no.

BLW es mucho más.






Es un aprendizaje conjunto.  Es dejarse llevar. Es confiar. Es cocinar. Es comer, disfrutar, saborear, limpiar, experimentar, nutrir, reir, sufrir, respirar. Y si, también es ofrecer la comida a trozos.

También podríamos decir que es que el bebé dirija su proceso alimentario, qué comer y cuánto comer, sin presionar, respetando sus gustos y decisiones. Confiar en su capacidad de autoregulación; él sabe cuando tiene hambre y cuando no, que le guata y que no, así como qué necesita en cada momento y qué no.

No se muy bien como fue la decisión en casa de hacerlo de ésta manera. Supongo que fue la manera de ser de personita, con la que ya veía que otras opciones iban a significar una batalla. Acabé de convencerme en una charla que dió Julio Basulto sobre su libro "Se me hace bola", lo vi todo taaaaan lógico. Entre ésa charla y el famoso video de Carlos Gonzalez de la alimentación libre de papillas, vi que, aunque aún quedaban 4 meses para la Alimentación Complementaria, era esto lo que yo quería, y que seguro, también querría personita.

Empezamos justo a los 6 meses, en parte presionada por el entorno. He sido criticada, incluso dentro de la familia. Se que a veces no me han respetado, y han ofrecido papillas a mis espaldas. Se que les ha costado entender que la lactancia aún era importante, por eso dejaban mi leche en mi ausencia para el postre, como antiguamente. Por suerte, personita pronto les enseñó que a ella no le iban a poder meter una cucharada, ya que desde el inicio, cogía los cubiertos para dirigirlos, así que nadie ha podido alimentarla, solo ella misma. Se que aún creen que si ella come bien es fruto de la casualidad, de "que tiene buen gusto", pero yo intuyo que disfruta la comida porque nunca se la ha engañado, ni forzado, suplicado, desviado la atención... Si no que la hemos respetado. Como a otro adulto.  Que si hoy no te apetece judías verdes, pues no pasa nada. Tal vez otro día quieras comerlas o tal vez, no le gustan como las preparo. No pasa nada. Ya habrá otra verdura que le guste más. No hay porqué comer de todo.

El BLW, a parte, me ha enseñado a comer mejor. Ni ofrezco ni niego, así que no entra nada que yo no quiero que coma. Aún no come azúcar, ni quiero. Y parece que cometa un pecado en no darle galletas comerciales. O yogures de sabores. Luego se maravillan de como devora la fruta, entera, incluso con piel dependiendo de la pieza. Y si, me siento orgullosa, para qué negarlo. Yo he aprendido a comer, a mis años. Aún me falta trecho, son muchos años de sabores enmascarados, de "alimentos" superfluos. Aún hay veces que caigo en la tentación, aunque cada vez es menos. Y me siento mejor. Yo también he empezado a disfrutar.

Y claro que al principio se pasa miedo, pero aprendes lo que significa de verdad la confianza. Algún susto claro que he tenido y he comprobado lo largos que pueden ser 3 segundos. Pero luego pasa y ves que personita rie, tira un trozo de comida al suelo y te mira con la carcajada en la boca.

Y aprovechas para hacer una foto para el recuerdo: Cuando disfrutabas, de verdad, la comida.

Y que dure muchos años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.