viernes, 4 de marzo de 2016

Cuando las cosas pueden salir mal...

Salen mal.

Irremediablemente.

Porqué? PORQUÉEEEE!!???

Después de la FIV desastre, decidimos que antes de volver a intentarlo, miraríamos más cosas, no vaya a ser que haya alguna explicación a los malos resultados que no sean únicamente una cuestión de "mala suerte".


Así que, como ya tengo bastante con mi diagnóstico de baja respuesta ovárica, y  como a Señor Marido las pruebas no le hacen daño (que suerte ser hombre en éste sentido de las pruebas de fertilidad), fuimos a ver si hay problemas extras en su muestra. No vaya a ser que encima de pocos y lentos, me vayan a ser feos.

Pues son feos feos pobrecillos. 

Le han hecho un estudio super guai de fragmentación espermática. Se los han mirado del derecho y del revés y la conclusión es que dificil lo tienen para embarazarme, que si lo hacen: "patam que te aborto" y que eso se soluciona haciendo ICSI. 

Peeeeeero, como yo tengo óvulos chuchurríos, éstos si se juntan con un esperma lento y feo, la cosa no acaba de evolucionar y se pierde. Justo lo que pasó en la FIV desastre.

Total, que aquí nos encontramos. 

Que o nos liamos la manta a la cabeza, volvemos a probar una FIV y que sea lo que tenga que ser, o vamos con ciertas garantías con óvulos de donante. 

Estoy en proceso de "duelo genético", valorando, sopesando y llorando lo que hacía tiempo no había llorado. 

Cuando, si todo hubiera ido bien, estaría de 38 semanas. 

Quien ha escrito el guión de mi vida? Esto es un telefilme infumable!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy yo

Mi foto
Un bonito lugar, Spain
De treinta y (muchos) años. Sirve decir que mi espíritu se mantiene joven y que los 40 son los nuevos 20?? Semi neurótica y controladora, una joya. Hace años, la frase que me caracterizaba, para acallar comentarios de la gente que me rodea ha sido "los niños, de lejos y en jaulas". Ahora es "tu me ves con ganas de no dormir en años?" Así evito explicaciones complicadas o directamente mentir descaradamente. No tengo ganas de explicar mis neuras.